Download E-books Amando a Pablo PDF

By Virginia Vallejo

En julio de 2006 un avión de los angeles DEA sacó a Virginia Vallejo de Colombia. Su vida estaba en peligro por haberse convertido en el testigo clave de los dos procesos criminales más importantes de los angeles segunda mitad del siglo XX en su país: el asesinato de un candidato presidencial y el holocausto del Palacio de Justicia.

Veinticinco años antes, Virginia Vallejo period l. a. presentadora de televisión más importante de Colombia y l. a. belleza profesional que aparecía en las portadas de las principales revistas. Cortejada por multimillonarios tradicionales, conoció en 1982 a Pablo Escobar, un misterioso político de treinta y tres años que en realidad manejaba los hilos de un mundo de riqueza inigualable en el que gran parte del incesante flujo de dinero procedente del tráfico de cocaína se canalizaba a proyectos de caridad y a las campañas de candidatos presidenciales de su elección.

Este libro, una apasionada historia de amor convertida en crónica del horror y los angeles vergüenza, describe los angeles evolución de una de las mentes criminales más siniestras de nuestro tiempo: su capacidad de infundir terror y generar corrupción, los vínculos entre sus negocios ilícitos y varios jefes de estado, los asesinatos de candidatos presidenciales y l. a. guerra en que sumió a su país. Amando a Pablo, odiando a Escobar es también l. a. única visión íntima posible del legendario barón del narcotráfico, plena de glamour y espíritu de supervivencia y no exenta de humor. Virginia Vallejo narra esta historia descarnada como nadie más podría haberlo hecho.

Show description

Read Online or Download Amando a Pablo PDF

Similar Biography books

Leaving Microsoft to Change the World: An Entrepreneur’s Odyssey to Educate the World’s Children

John wooden stumbled on his ardour, his maximum good fortune, and his life's paintings now not at company college or supporting lead Microsoft's cost into Asia within the Nineteen Nineties yet on a soul-searching journey to the Himalayas. He made the tough selection to stroll clear of his profitable profession to create Room to learn, a nonprofit association that promotes schooling around the constructing global.

The Glory of Their Times: The Story of the Early Days of Baseball Told by the Men Who Played It (Harper Perennial Modern Classics)

Baseball used to be various in prior days—tougher, rawer, extra intimate—when giants like Babe Ruth and Ty Cobb ran the bases. within the huge vintage the consideration in their instances, the golden period of our nationwide hobby comes alive throughout the vivid phrases of these who performed and lived the sport.

Model Woman: Eileen Ford and the Business of Beauty

A revealing, no-holds-barred portrait of the mythical Eileen Ford—the entrepreneur who reworked the enterprise of modeling and helped invent the fame twiglet. operating along with her husband, Jerry, Eileen Ford created the 20 th century’s biggest and so much winning modeling company, representing a few of the type world’s most famed names—Suzy Parker, Carmen Dell’Orefice, Lauren Hutton, Rene Russo, Christie Brinkley, Jerry corridor, Christy Turlington, and Naomi Campbell.

The DiMaggios: Three Brothers, Their Passion for Baseball, Their Pursuit of the American Dream

Within the DiMaggios, acclaimed sportswriter Tom Clavin finds the untold nice American tale of 3 brothers, Joltin’ Joe, Dom, and Vince DiMaggio, and the good American Game—baseball—that might eat their lives. A shiny portrait of a relatives and the ways that their moving fortunes and standing formed their relationships, The DiMaggios is a exploration of an period and a tradition.

Additional resources for Amando a Pablo

Show sample text content

SEGUNDA PARTE LOS DÍAS DEL ESPLENDOR Y DEL ESPANTO �Oh, Dios, si pudieras no sólo alojarte en el árbol dorado sino en los terrores de mi corazón! El anciano poeta citando a Robert Frost en los angeles noche de l. a. iguana l. a. caricia de un revólver Pablo Escobar pertenece a ese pequeño grupo de niños privilegiados que desde su más tierna infancia supo exactamente qué quería ser cuando grande. Y también lo que no quería ser: Pablito jamás soñó con ser piloto, ni bombero, ni médico, ni policía. —Yo sólo quería ser rico, más rico que los Echavarría de Medellín y más rico que cualquiera de los ricos de Colombia, al precio que fuera y utilizando todos los recursos y cada una de las herramientas que l. a. vida fuera poniendo a mi disposición. Me juré a mí mismo que, si a los treinta años no tenía un millón de dólares, me suicidaría. De un tiro en los angeles sien —me confiesa un día mientras subimos al Lear jet , estacionado en su hangar privado del aeropuerto de Medellín junto al resto de su flota—. Muy pronto voy a comprarme un Jumbo para acondicionarlo como oficina volante, con varios dormitorios, baños con duchas, salón, bar, cocina y comedor. Una especie de yate volador. Así, tú y yo podremos viajar por el mundo sin que nadie lo sepa ni pueda molestarnos. Ya en el avión, le pregunto cómo vamos a hacer para movilizarnos de incógnito en un palacio aéreo. Contesta que al regreso voy a saberlo porque, de ahora en adelante, cada vez que nos veamos me tendrá una sorpresa que jamás podré olvidar. Me cube que ha observado algo muy curioso y es que, a medida que él me va contando sus secretos, los míos también parecen ir desfilando por mi rostro y, sobre todo, por mis ojos; y añade que cuando estallo de júbilo al descubrir algo, mi alegría y mi entusiasmo lo hacen sentir como si él acabara de ganar una competencia automovilística y yo fuera l. a. champaña. —¿Te habían dicho que eres l. a. cosa más burbujeante del mundo, Virginia? —¡Siempre! —exclamo feliz, porque sé que, en ausencia de modestia, ambos hemos encontrado l. a. horma perfecta de nuestro zapato—. Y de ahora en adelante voy a tener que cerrar los ojos cuando quiera proteger mis secretos más íntimos. Sólo vas poder extraerlos muuuy lentamente… �con un descorchador especial para Perrier Jouët Rosé! Responde que eso no va a ser necesario porque, para los angeles siguiente sorpresa, se propone vendarme los ojos y es posible que incluso tenga que esposarme. Con una enorme sonrisa, comento que nunca me han vendado ni esposado y le pregunto si es, acaso, un sádico como ésos que salen en las películas. —Soy un sádico depravado mil veces peor que los del cine de terror, �o no te habían contado, mi vida? —susurra él en mi oído. Luego toma mi rostro entre ambas manos y se queda mirándolo, como si fuese un pozo profundo en el cual buscara saciar sus más recónditos anhelos. Yo lo acaricio y le digo que somos l. a. pareja perfecta, porque soy masoquista. Él me besa y cube que siempre lo ha sabido. Llegado el día de l. a. sorpresa, Pablo me recoge en el inn hacia las diez de los angeles noche.

Rated 4.80 of 5 – based on 3 votes