Download E-books Donde crecen flores silvestres PDF

By Aminatta Forna

Uno de los mejores libros del año para The Boston Globe y The Independent: una apasionante historia sobre l. a. nostalgia y el olvido, los angeles venganza y el amor, los angeles negación y l. a. culpa, por «una autora de un talento deslumbrante» (Daily Telegraph)

Gost, un pueblo croata de veranos abrasadores e inviernos gélidos, se encuentra rodeado de montañas y campos de flores silvestres que nadie pisa. Es el hogar de Duro, que sobrevive aletargado hasta que un día l. a. ventana de l. a. vieja casa azul que lleva más de una década vacía aparece abierta. los angeles llegada de Laura y sus hijos supone un terremoto en el pueblo. Pronto, l. a. relación que Duro entabla con los ingleses y las obras de reparación que él mismo emprende en l. a. casa azul abrirán las compuertas del pasado, y por ellas entrarán en tromba los días de los angeles infancia, el primer amor, las primeras traiciones y también los angeles guerra y l. a. muerte que llegaron luego, y de las que ya nadie habla.

La crítica ha dicho...
«Los fanatics de El paciente inglés van a adorar esta obra tan memorable e inquietante.»
Red

«Oscura y perturbadora, los angeles narrativa de Forna tiene un ritmo de gran belleza, un tono escalofriante y angustioso, verdaderamente apasionante.»
Kirkus (lectura seleccionada)

«Una novela magistral por una autora de talento... Forna despliega su historia con un ritmo de medido suspense que se lee como un thriller cocinado a fuego lento. Su prosa nos agarra por el pescuezo de manera sigilosa y a continuación aprieta con fuerza. Narrativa de máxima tensión.»
Arifa Akbar, The Independent

«Esta hipnótica novela examina l. a. resaca de los angeles guerra y el genocidio. Lo más interesante de esta historia es el retrato de cómo aquellos que sobreviven a las atrocidades deben aprender a continuar viviendo juntos. Altamente recomendable.»
Evelyn Beck, Library Journal

«Si La memoria del amor confirmó los angeles facilidad de Forna para escribir sobre l. a. guerra y sus consecuencias, Donde crecen flores silvestres sella su candidatura a mejor autor de ficción en este campo.»
Jackie Annesley, London night Standard

«Una historia desgarradora sobre cómo aprendemos a vivir con nuestros enemigos, aquellos que nos han causado los daños más devastadores.»
Manasi Subramaniam, The Sunday Guardian

Show description

Read or Download Donde crecen flores silvestres PDF

Best British Literature books

Bruno's Dream

Bruno is sort of 90. keen about his previous and a keenness for spiders, he's the centre of a posh net of relationships related to his estranged son Miles; Danby, his hapless son-in-law; Danby's mistress, Adelaide; and her dual cousins, the vengeful Will and the mischievous, sinister Nigel.

Lucia Rising: "Queen", "Miss Mapp Including the Male Impersonator", "Lucia in London": Queen, Miss Mapp Including the Male Impersonator, Lucia in London

This identify includes 3 of Benson's Lucia tales. "Queen Lucia" was once released in 1920, "Miss Mapp" in 1922 and "Lucia in London" in 1927. they're much-loved novels of provincial snobbery and have become a profitable tv sequence.

English Romantic Verse (Penguin Classics)

English Romantic poetry from its beginnings and its flowering to the 1st indicators of its decadenceNearly the entire recognized piéces de résistance may be discovered here—"Intimations of Immortality," "The historical Mariner," "The Tyger," excerpts from Don Juan—s good as a few much less primary poems. As muchas attainable, the poets are prepared in chronological order, and their poems so as of composition, starting with eighteenth-century precursors akin to grey, Cowper, Burns, and Chatterton.

Additional info for Donde crecen flores silvestres

Show sample text content

Por todo el país generaciones de una misma familia vivían en los angeles misma casa. En las ciudades esto se hacía insoportable: pisos compartimentados, divididos y vueltos a dividir, con tabiques como de papel y cortinas cada vez que venía un bebé. En el campo no period tan malo, pero incluso cuando había espacio no resultaba fácil construir una casa; los materiales eran caros. Así que allí estaba Anka, con una vivienda de su propiedad, una pequeña casa propia. A lo mejor Pavic padre había decidido facilitarle a su hija un modo de independizarse de su madre y de su hermano, quién sabe. O quizá simplemente le pareció justo: a fin de cuentas, Krešimir heredaría tarde o temprano l. a. casa en el pueblo. Pavic no contaba con morirse. A pesar de ello, tuvo l. a. previsión de hacer testamento. Eso decía algo de Pavic padre. El viejo había muerto cuando Anka period aún una niña, por lo tanto Vinka Pavic sabía (lo supo durante años) que Anka heredaría los angeles casa azul y sin embargo se l. a. negó hasta que su hija tuvo más de veinte años. Eso decía algo de Vinka. �Y Krešimir? , �cuándo se había enterado? Saberlo debió de roerle las entrañas. Pero, al salir de los angeles curva, todo lo que he pensado decirle a Anka cuando nos encontremos se evapora. En l. a. pared de los angeles casa se alza un pájaro de gran tamaño, las lamentably extendidas, el pico apuntando al cielo. Glorioso. Vivo. Un pájaro de lamentably azules, las puntas de colour azul cielo. Un pájaro de cuerpo rojo y penacho dorado, luciendo una cola dorada. Tiene l. a. cabeza vuelta hacia los angeles izquierda, como si me mirara con arrogancia. Su aliento forma volutas. Unas manos verdes extendidas debajo; no está claro si tratan de atraparlo o si acaban de soltarlo. Me quedo parado en los angeles carretera, extasiado en l. a. contemplación del pájaro. Yo no entiendo de esto, pero sé que es cosa de Anka, ese hermoso pájaro, porque ella está allí —su alegría de vivir— en todos los detalles. Y en el patio hay una fuente, con peces de brillantes colores nadando en el agua. Parece una casa sacada de un cuento; no hay nada igual en Gost. Anka abre l. a. puerta; lleva puesto un vestido de algodón y el pelo anudado con un pañuelo. Yo estoy de espaldas a los angeles fuente y a contraluz. Al principio no me reconoce (luego lo negará). Veo que pestañea, se echa el pelo hacia atrás y por último cube: �¿Duro? �Duro! �Duro! », y luego me echa los brazos al cuello, pega su cuerpo al mío y hunde l. a. nariz en l. a. curva de mi hombro. El pelo le huele a vinagre. Me planta un besazo en cada mejilla. Después da un paso atrás, se lleva las manos a las caderas, ladea l. a. cabeza y me mira, sonriente. Sopla hacia arriba para apartarse el flequillo de los angeles frente; verla hacer eso, algo que le he visto repetir tantas veces, me llega al alma. Ella no me culpa de nada, nunca se ha olvidado de mí. Y me ha perdonado. �Por qué? Porque ahora es diez años mayor, igual que yo, y los contornos de su cara están compuestos de huecos además de curvas, del mismo modo que hay en los angeles mía surcos y sombras. Porque ahora tiene diez años más. Porque ahora quiere a otro hombre. Nada nuevo en esta historia nuestra, son cosas que pasan.

Rated 4.62 of 5 – based on 15 votes